Diario deportivo Todo DxT

Directo al punto

EN EL CLÍMAX DE LAS ELIMINATORIAS

EN EL CLÍMAX DE LAS ELIMINATORIAS

Ricardo Alberto Gareca Nardi tiene 59 años de edad. Él siempre ha manifestado que una de las más duras frustraciones que ha tenido en el mundo del fútbol y en su vida fue el no ir a un mundial de fútbol. Recordemos que fue él quien hizo el gol para Argentina contra Perú y que le permitió a su selección ir al Mundial de México 1986.

“Cuando terminaron las eliminatorias del 86 la verdad es que yo no estaba en un buen nivel, perdí la titularidad con Bilardo. Arranqué como titular frente a Venezuela y reaparecí contra Perú, en el que convertí el gol. No estaba bien anímicamente, tenía expectativas muy importantes en la Selección y no se me cumplieron, fue un golpe muy duro no ir al Mundial”, declaró alguna vez.

Pero como todo en la vida, sea por Dios o el destino (según las creencias), siempre hay una nueva oportunidad, quizás en diferentes contextos. En este caso, para el “Tigre” Gareca, uno de sus sueños es estar en un Mundial y hoy está cerca de hacer realidad ese anhelo y más aún con la selección que hace 32 años y con su gol dejó fuera de la fiesta más grande del balompié.

Me sigo considerando un escéptico, no de la selección nacional, sino del fútbol peruano. Pero sin duda, como cualquiera que nació o vive años en este maravilloso país, deseo verlo en un Mundial. Aún sigo sosteniendo, y no de ahora sino desde varios años, que el problema o la crisis del fútbol nacional no se solucionará con clasificar a un Mundial.

Y es el propio Gareca quien tiene claro la realidad futbolística de Perú y lo sabe desde que llegó a ser técnico nacional y esto es lo que declaraba: “Hay talento, pero no existe una organización gubernamental, que ponga infraestructura, dotación y capacitación para el futbolista. Perú tiene con qué llegar lejos, pero falta participación de los gobernantes en crear centros de alto rendimiento”.

Sin duda que cuando Ricardo Gareca habla de los gobernantes en primer plano pone a las autoridades de la Federación Peruana de Fútbol, responsables directos del desarrollo de este deporte.

Aprovechando toda esta fiebre, este climax futbolero, es hora de iniciar las grandes reformas en el sistema del fútbol peruano – desde los torneos distritales de Copa Perú de menores – y sin duda el balompié profesional. Es decir, todo el sistema deportivo, pasando por una metamorfosis del trabajo dirigencial y hablo de trabajo, porque con la excusa que es ad honorem muchos se han llenado los bolsillos en perjuicio de las ligas y de los clubes. Pero también tiene que existir un cambio radical en el periodismo, sobre todo el centrado al fútbol, donde prime los intereses de este deporte y no los intereses particulares que convierte al periodista en un servil del actual sistema corrupto.

 

Haga clic para comentar

Déjanos tu comentario

Arriba